Flower

BLOG

¿Por qué vamos al psiquiatra?: la “epidemia” de los trastornos de adaptación

Hasta hace tan solo unas décadas el estigma de la enfermedad mental se trasladaba a la visita a los profesionales de la psiquiatría. Frecuentar las consultas de los psiquiatras suponía un cierto recelo hacia las personas que recurrían a ello. Este estigma probablemente continúa actualmente para los llamados Trastornos Mentales Graves (TMG). Conocer que una persona padece esquizofrenia, trastorno bipolar o trastorno esquizoafectivo (por citar varios ejemplos), sigue generando una reacción de “precaución” en una parte importante de la población general. Sin duda, se ha mejorado en la integración psicosocial de los pacientes pero no se ha vencido por completo el estigma de la enfermedad mental grave.

A pesar de lo comentado, sorprende que España (junto a Portugal y Malta) sea uno de los países donde la población acude con mayor frecuencia a las consultas de psiquiatría. Concretamente, según datos de la empresa estadística Statista sobre un estudio realizado entre 2009 y 2010, más del 2% de la población demandó asistencia sanitaria a un psiquiatra, siendo además España uno de los países en los que hay más pacientes por especialista (figura 1). Sobre las razones de esta mayor demanda respecto a otros países europeos no quedan claras las posibles causas, aunque están relacionadas con factores socioculturales, políticos, y/o económicos (“países de la crisis”), siendo además consideradas estas regiones del sur de Europa como de una “buena calidad de vida”.

Por ello, decidimos recientemente realizar un estudio epidemiológico en nuestras consultas ambulatorias de psiquiatría con el objetivo de evaluar las causas por las que la población de una capital de provincia de unos 55.000 habitantes demandaba atención en salud mental. Registramos más de 400 visitas en el periodo de un mes y comprobamos que el motivo de consulta más frecuente eran los denominados Trastornos de Adaptación, representando más de un tercio de todas las consultas y seguidos, ya de lejos, por los problemas de personalidad, la depresión y la ansiedad; siendo mucho menos frecuentes las consultas para los pacientes con Trastornos Mentales Graves (TMG).

Los trastornos de adaptación consisten en síntomas o alteraciones del comportamiento (en general síntomas afectivos depresivos y ansiosos) que surgen tras haber sido expuestos a un estrés psicosocial identificable, el cual no es de gravedad extraordinaria ni de tipo catastrófico, no más de un mes antes del comienzo de los síntomas (CIE – 10, Organización Mundial de la Salud).

Cuando analizamos los estresantes que favorecieron el desarrollo de un trastorno de adaptación en nuestros pacientes, encontramos que, por este orden, se asociaron a problemas familiares, laborales, y aquellos derivados de una enfermedad física.

Más de tres cuartas partes de los pacientes con trastorno de adaptación (76%) fueron tratados con antidepresivos; así que no debe sorprendernos que el uso de antidepresivos en España se haya triplicado desde el año 2000 hasta la actualidad según los datos de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS).

Si los trastornos de adaptación suponen una reacción ante problemas de índole familiar y laboral, el tratamiento fundamental en estos casos debería dirigirse a la mejora del manejo y afrontamiento de estos problemas, favoreciendo los mecanismos de resiliencia mediante técnicas de apoyo, autogestión de las emociones, etc.

La merma de tiempo en nuestras consultas por el aumento de la demanda, la falta de formación específica en psicoterapia, la infradotación en personal de psicología clínica en las Unidades de Salud Mental, la presión-difusión de la industria farmacéutica, la escasa tolerancia al sufrimiento o la búsqueda de soluciones “cuasi inmediatas” por parte de la población general, son algunos factores que deberían ser discutidos tras el análisis de estos resultados.

Figura 1. Visitas al psiquiatra en los países europeos

Figura 1. Visitas al psiquiatra en los países europeos

 

Javier Olivera Pueyo. Médico Psiquiatra (Hospital “San Jorge” de Huesca). Sociedad Española de Epidemiologia Psiquiátrica (SEEP)

Tags: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *